• Business á la mode. Natalia Mendoza B.

7 hábitos para ser compradores éticos


Todos nos hemos arrepentido alguna vez de una compra realizada ya sea por impulso, porque no lo necesitábamos o porque al llegar a casa no era lo que esperábamos, pero ¿alguna vez te has arrepentido de comprar o consumir algo que luego de comprado te enteras que no contribuye con el medio ambiente o cuya fabrica vulnera los derechos de sus trabajadores?






Durante el 2020 la sostenibilidad fue el tema central en medio de un año lleno de cambios en donde el despertar de la consciencia y la necesidad de un cambio en los procesos de producción en nuestro sector llamaban a entender este término y su trasfondo ya que no solo basta con pensar en cómo cuidar el medio ambiente sino también como cuidar y asegurar un trabajo digno a quienes hacen parte de cada eslabón de la cadena productiva del sector moda entendiendo que como marcas también tenemos un impacto y una responsabilidad social cuestionándonos constantemente qué estamos haciendo para lograr este camino que aunque es largo para realmente hablar de ser marcas sostenibles lo importante es comenzar y entender la importancia de aplicar procesos y técnicas que poco a poco nos acerquen a ese ideal de sostenibilidad que como marcas nos vamos creando contribuyendo con esos 3 ejes principales: medio ambiente, trabajadores y sociedad; sin embargo, no podríamos hablar de sostenibilidad si no incluyéramos también a los consumidores, su papel, su rol y su responsabilidad cuando de ser sostenibles se trata, los hábitos de consumo también son parte del problema ambiental y de la crisis de sostenibilidad que enfrenta el mundo actual y si queremos hablar y crear marcas sostenibles es importante también evaluar nuestro papel como consumidores, la manera en la que compramos, lo que compramos y a quienes le compramos, nuestros actos como consumidores son los que incentivan a las marcas ya sea a la reflexión de este tema o a continuar en un camino desmedido como lo es el fast fashion.


Así que hoy he querido dejarles en este post 5 hábitos que podemos incorporar como consumidores para ser más conscientes de nuestro papel y nuestra influencia y además aprender a comprar de una manera inteligente para nuestros bolsillos, hábitos que he aplicado en mí y que hoy espero sean de gran ayuda para ustedes y sus futuras compras:



1. ¿A quién le estas comprando? Este para mí se ha convertido en el primer paso a seguir cada vez que quiero realizar una compra, conocer la marca realmente, observar sus redes sociales y su página web en caso de que cuente con una, tomarme el tiempo de preguntar que materiales utilizan para elaborar sus productos, leer sus publicaciones e historias para conocerlos un poco más y así tener mayor seguridad y conocimiento de a quien le estoy comprando y que es lo que estoy comprando, lo que se convierte en un hábito que incentiva el apoyo a marcas nacionales y locales, incentiva el conocimiento y una mayor consciencia hacia nuevos procesos y otras técnicas artesanales que no conocíamos pero que contribuyen con la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente invitándonos a poner nuestro granito de arena con cada compra.






2. Revisa tu closet: Soy consciente que todos nos tentamos cada vez que nuestra marca favorita saca nueva colección o cada vez que descubrimos algo nuevo en nuestras redes sociales así que este paso consiste en antes de impulsivamente lanzarnos a comprar y más con la facilidad de internet, revisar nuestro closet por dos razones, la primera es para darnos cuenta que no estemos comprando algo igual o similar a lo que ya tenemos en nuestro armario y la segunda razón es para observar con que piezas que ya tenemos podemos combinar esta nueva prenda que queremos adquirir y de esta manera desde ya darle una vida útil, versátil y duradera dejando a un lado las compras para uso de una sola ocasión.


3. Elige calidad sobre cantidad: Es rico tener el presupuesto para darnos nuestros gustos de vez en cuando pero antes de llenar nuestras tarjetas y gastar nuestra quincena desmedidamente tomemos aire y pensemos, es preferible comprar una sola blusa que va a permanecer con nosotros muchos años acompañándonos de diversas maneras y combinaciones a comprar 15 blusas que muy posiblemente en la primera lavada puedan dañarse o deteriorarse, terminas gastando más dinero y contribuyes a que continúe la producción masiva de prendas contaminando aún más el medio ambiente con los desperdicios de esta producción, la ropa y los complementos de esta deben ser inversiones a futuro y esto es algo que solo la calidad en el producto te lo puede dar. Cuando hablamos de calidad también hacemos referencia al primer punto y es conocer a quien le estas comprando asegurándonos de apoyar aquellas marcas que realmente están buscando la sostenibilidad y les dan un trato y unas condiciones dignas a sus trabajadores.


4. Piensa a futuro: Cada vez que vayas a realizar una compra piensa si es algo que solo quieres comprar por moda del momento o es realmente una pieza con la que te sientas identificado y sabes que usaras muchas veces, piensa siempre en piezas atemporales esas piezas que no están pensadas para pertenecer dentro de ninguna tendencia o tiempo específico sino precisamente buscan perdurar en el tiempo y acompañarte en diversos momentos y ocasiones con diversas combinaciones y complementos acorde a lo que se necesiten, piensa también en los efectos a futuro de estas compras conscientes y como contribuyes a la creación de una cultura más despierta y conocedora de este tema.


5. Posibles combinaciones y usos: De esto ya habíamos hablado un poco en el segundo punto pero es un hábito que merece tener su espacio propio, muchas veces cuando compramos prendas de vestir o necesitamos algo para una ocasión en particular nos quedamos únicamente con el look que hemos creado la primera vez, lo que hace que sea más difícil luego intentar usar estas prendas porque sencillamente no le vemos otra alternativa de uso, piensa siempre en como podrías utilizar estas prendas, te sirve tanto con tacones como con sandalias, tenis o calzado plano? pregunta en la marca si pueden asesorarte sobre diversos looks que te inviten a recrear estos looks con lo que tienes en tu closet y de esta manera darle diversos usos a tus prendas evitando el excedernos en nuestras compras.



6. Observa el precio: Yo sé que el precio es algo relativo y que depende por supuesto de un análisis interno elaborado por cada marca, pero esto es lo que más ha hecho que nos alejemos del fast fashion aparte de su contaminación ambiental masiva y es que por el afán de entregar al mercado prendas siempre con el menor precio posible existe alguien detrás que estaba pagando ese precio, un empleado que no tenía condiciones dignas de trabajo, explotación sin mencionar tragedias que han pasado alrededor de este tema, antes de pensar que una prenda está excesivamente costosa tomate el tiempo de conocer la marca, de conocer los materiales con los cuales elaboran cada producto y recuerda siempre que el precio es un reflejo del costo de cada producto y afecta directamente al medio ambiente y a quienes están detrás elaborando esa prenda para ti.

7. Se consciente de tus compras: Por ultimo pero no menos importante consciencia, comprar es delicioso es un acto que sube nuestro ánimo y que alegra al emprendedor y empresario que realiza esa venta, pero es más gratificante aun cuando realizo compras siendo consciente de lo que estoy comprando, de a quien le estoy comprando y del uso a futuro que le puedo dar a cada prenda sabiendo que mi acción y mis nuevos hábitos contribuyen al medio ambiente, a la sociedad y a la creación de puestos de trabajo dignos, respetuosos y responsables.


Que mejor manera que empezar este nuevo año analizando nuestros hábitos de consumo y comenzar a crear nuevos hábitos que nos impulsen a mejorar y contribuir a este cambio que la moda está buscando implementar, no se trata de no comprar, tampoco se trata de comprar por comprar, se trata de comprar con consciencia y con una nueva mentalidad.

Entradas Recientes

Ver todo