• Business á la mode. Natalia Mendoza B.

Callar, continuar posteando o hablar


Campaña de la marca Nike ante las manifestaciones en Estados Unidos

Imagen tomada de la cuenta oficial @nike




Cuando comenzábamos este momento de crisis, pandemia y aislamiento como emprendedores nos preguntábamos que debíamos hacer con nuestra marca, qué era lo correcto a publicar en estos momentos y como podíamos demostrarle al mercado que estábamos para ellos e incluso cuestionamos cada uno de nuestros post buscando ser empáticos con la situación que todos estamos viviendo y entendiendo hoy más que nunca a nuestro mercado, entonces ¿qué sucede ante situaciones de injusticia?

Las diversas marchas y movimientos que están pasando actualmente en Estados Unidos han dejado una serie de imágenes increíbles, sensibles, atroces y dolorosas con un trasfondo de desespero por parte de las personas y la población en general que buscan ser escuchados, ser tenidos en cuenta pero sobre todo buscan ser visibilizados ante violaciones de derechos humanos y la vida en general, pero no tenemos que ir tan lejos, nuestro país por años ha perpetuado una serie de violaciones de derechos a civiles y abusos de poder, sin embargo pensamos que como marcas y empresarios lo mejor que podemos hacer es callar o mirar hacia otro lado y en el peor de los casos sencillamente seguir la vida normalmente porque simplemente a nosotros no nos afecta, todos desde el momento que abrimos una cuenta en una red social somos responsables del contenido que manejamos en ellas pero a la vez debemos ser conscientes que a través de estos medios tenemos una voz, con muchos o pocos seguidores todos influimos en la vida así sea de una persona que nos puede llegar a ver como un ejemplo a seguir y si tenemos la oportunidad de tener esa voz entre pocos o entre muchos por qué temer a hacer uso de ella simplemente por el qué dirán o por miedo a perder seguidores? entre hacer silencio y seguir publicando como normalmente se venía haciendo antes de una gran crisis o de acontecimientos atroces es preferible no decir nada pues como dirían las abuelas sino tienes nada bueno que decir no hables, pero en momentos como los que vivimos hoy en día cualquiera de las dos posiciones es mostrarse indiferente, inhumano y apático a lo que nos rodea y a lo que le está pasando a la población, una población en donde quizás muchos o varios de ellos hacen parte de tu mercado objetivo, potencial y tus clientes y que cuesta caro y el precio que se paga es dejar de recibir el apoyo del mercado. No se trata de entrar en temas políticos o religiosos o recurrir a la agresividad, se trata de entender que una marca no es ajena al dolor, no es ajena a las diversas situaciones que acontecen en el mundo y en especial en nuestro país, no podemos pretender continuar vendiendo cuando sencillamente el mundo arde a nuestro alrededor, existen muchas formas de hablar, visibilizar y contribuir a problemáticas actuales pero para ello debemos dejar de pensar en oportunismos o moda, dejar de ver todo como una estrategia de marketing o que simplemente debemos hacerlo para vernos empáticos y que el mercado nos ame, debe ser algo que realmente como marca nos nazca.


Imagen tomada de Instagram




Existe un término que para muchos aun trabajando en esta industria, es poco conocido y realmente todos deberíamos tener conocimiento de este, pero más que conocimiento entendimiento de su trasfondo y lo que implica, apropiación cultural, esa delgada y transparente línea que se traspasa cuando creo que le estoy haciendo un homenaje a una cultura, pero realmente me estoy apropiando de sus valores, de su esencia de su vivir. El año pasado observamos un claro ejemplo cuando uno de los medios impresos de moda de nuestro país decidió hacerle un homenaje al Petronio Álvarez, festival de música típico de la cultura pacifica de nuestro país, en donde en lugar de buscar las miles de mujeres afrocolombianas de esta cultura decidieron poner a Julieta Piñeres en su portada y como el querer resaltar una tradición se convirtió en apropiación de toda una cultura, la pregunta radica en por qué elegir a Julieta que si bien es una excelente modelo no hace parte de esta cultura y no elegir a una representante de la región pacífica y de la cultura afrodescendiente de nuestra tierra; pensamos tanto en la estética, en los estándares de belleza erróneamente impuestos y en obtener visibilidad y popularidad que sencillamente pasamos por alto que si queremos hablar y resaltar una cultura no podemos apropiarnos de ella, son sus representantes quienes deben contarla. Lo mismo sucede con la gran variedad de culturas a lo largo y ancho de nuestro país y encontramos como existen marcas que se aprovechan de sus saberes, de su artesanía y de su trabajo manual para sacar provecho y reconocimiento en sus marcas, ¿qué nos cuesta trabajar de la mano y darles el reconocimiento que se merecen?

¿Por qué creemos que estamos siendo incluyentes cuando contratamos modelos de color y que con eso es más que suficiente para contribuir como marca con la desigualdad existente?

Una marca también puede y debería hacer la diferencia, reconocer aquello que está mal y que no dignifica la vida y el trabajo de los demás, entender que no está mal cuando compartimos las injusticias o cuando damos datos de interés acerca de situaciones que están ocurriendo a nuestro alrededor, cuando trabajo de la mano con artesanos o culturas de nuestro país resaltando y reconocido su trabajo buscando que tengan una mejor vida y que el mundo entero conozca su arte, no se trata de bandos, posiciones o ideologías, se trata de empatía, de ir más allá de un simple post en redes sociales, de mirar de qué manera desde mi marca puedo ayudar y contribuir a la sociedad, como puedo ayudar a que la voz de quienes lo necesitan se alcen, como a través de mi publicidad puedo darle visibilidad a la lucha de otros dejando un mensaje y contribuyendo a que exista un despertar hacia la empatía “la única ideología capaz de cambiar el mundo”.



Ante las manifestaciones en Estados Unidos y los grafittis en las fachadas de sus almacenes esta fue la respuesta de Marc Jacobs

Imagen tomada de la cuenta oficial @themarcjacobs

Contact and info: 

Bucaramanga, Colombia

© 2017-2020 by Natalia Mendoza Ballesteros.  created with Wix.com