• Natalia Mendoza Ballesteros

De amigos, conocidos, familia, clientes y emprender


 

Hace un tiempo escuche a alguien decir “es más fácil que un cliente se vuelva amigo a que un amigo se vuelva cliente” que golpe tan duro de realidad es escucharla porque, aunque todos los casos no son iguales, en su gran mayoría a todos nos ha pasado que quienes más piden descuentos son esos amigos, quienes en medio de una charla casual quieren una asesoría gratuita son estos mismos con la excusa de ser amigos o conocidos, pero ¿por qué no cambiar un poco esta realidad?

Estamos de acuerdo en que muchas veces lo que ofrecen los demás no va con nuestro estilo, necesidades o preferencias sin embargo, esto no quiere decir que como amigos no encontremos un acto por sencillo que parezca que nos permita apoyar de alguna manera a nuestro amigo, piensa por un momento en las marcas que compras habitualmente, grandes, medianas o pequeñas, tu apoyo va desde las compras que realizas hasta un simple like o click en redes sociales, entonces por qué no hacer lo mismo con nuestros amigos?






Para ti que tu amigo tiene un emprendimiento, una marca o una empresa dejo algunos consejos:


  • Escúchalo: Cuando te esté contando acerca de su nueva idea, de su nuevo emprendimiento no dudes en preguntarle acerca de este, en que consiste, como surgió esa idea, es muy fácil juzgar, emitir juicios y no apoyar cuando ni siquiera nos hemos tomado la molestia de entender la idea que nuestro amigo está desarrollando.

  • Comparte lo que este hace: como lo mencione anteriormente, muchas veces eso que mi amigo ofrece no es mi estilo, pero eso no significa que no podamos apoyarlo de otra manera como compartiendo su contenido o hablándole a otros acerca de la marca que puedan ser clientes potenciales.

  • El trabajo de tu amigo vale al igual que el tuyo, si deseas adquirir sus productos o necesitas de sus servicios no pidas descuentos y mucho menos asesorías gratuitas a través de WhatsApp o redes sociales, piensa como te sentirías tu si estuvieras en esta situación.


Y para ti emprendedor también quiero dejarte 2 consejos relacionados con este tema:


  • El tema de cobrar por tu producto o servicio de por si es difícil, y más aún cuando se trata de amigos, familiares o conocidos, no temas decir cuánto vale tu producto o servicio y mucho menos sientas pena por cobrar especialmente cuando se trata de pagos por cuotas, aunque sean personas allegadas a ti tu trabajo no es gratis ni se regala.

  • Cuando tus amigos, conocidos o familiares se acerquen a tu marca y/o emprendimiento además del vínculo que ya existe son tus clientes también, el trato que le das a tus clientes debe ser el mismo para todos, aunque exista mayor grado de confianza el cumplimiento en tiempos, los tiempos de pago, la calidad de productos y servicios debe ser exactamente el mismo.


Emprender, mantener una marca y/o una empresa no es tarea fácil y a eso hay que sumarle los comentarios y actitudes de quienes nos rodean y es por esto que muchas veces debemos aprender a blindar nuestros oídos y corazón ante esto y aprender a caminar solos porque en ese camino comienzan a aparecer nuevas personas, esos clientes que se convierten en lo que muchas veces llamamos “amigos de la casa” pero que bonito seria si como amigos les hacemos ese camino un poco más ligero, aunque no entiendas del todo la idea de negocio, aunque no sepas lo que es emprender, el saber que cuentan con alguien hace que el camino de emprender sea menos solitario.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo