• Natalia Mendoza Ballesteros

De conquistas, San Valentín y marcas


 

Comenzamos febrero y con este llega una fecha que poco a poco nuestro país ha ido adoptando, corazones comienzan a verse en las decoraciones de las vitrinas y mensajes como “enamora en este san Valentín” o “se tu propio Valentín” llegan en las bandejas de los correos e inundan las redes sociales, pero entonces en esta fecha tan importante ¿por qué creemos que es solo para el cliente? ¿Si se trata de enamorarnos y enamorar acaso eso como marca no nos incluye?





Constantemente estamos hablando acerca de la importancia de enamorar al cliente y esta fecha donde, después de navidad, más hablamos del amor no puede ser la excepción, te has preguntado que harás este mes para enamorar a tu cliente? o mejor aún para conquistarlo? porque después de todo la relación marca-cliente es como cualquier otra relación, antes de enamorar debe existir una atracción que poco a poco se convierta en un coqueteo, una conquista para finalmente enamorar y enamorarnos más allá de lo que solo vemos en el físico o en este caso producto. Piensa por un momento ¿cuál es tu objetivo este año o este primer semestre con tu marca? quieres que más clientes te conozcan? o quizás estrategias para generar una recompra por parte de esos clientes que ya te compraron una primera vez y no han regresado? o de pronto estas mirando de qué manera fidelizar a tus clientes frecuentes? Cada uno de nuestros clientes se encuentra en etapas muy diferentes, algunos nos siguen pero no se atreven aun a comprarnos, otros interactúan con nosotros y aman lo que hacemos pero aun no son clientes, otros llegaron una vez pero no han vuelto y otros están ahí constantemente, si lo miramos de esta manera nos damos cuenta que para cada uno su fase no es la misma y que por ende las estrategias que utilice con uno no tendrán el mismo efecto que con los demás no puedo pretender conquistar a quien aún ni siquiera atraigo y es así como en el amor y en la vida el San Valentín se convierte en una fecha que no es exclusiva para clientes e incluso es de gran importancia para las marcas ya que se convierte en la excusa perfecta para:


  • Atraer a ese mercado al cual deseas llegar pero que aún no te conoce.

  • Conquistar a ese que mira lo que haces y te da like pero aún no se ha atrevido a ser tu cliente.

  • Coquetear con ese cliente que compro alguna vez, pero no ha regresado.

  • Enamorar a tu comunidad.

  • Reconquistar a ese cliente que por algún motivo se fue o le has fallado en algo.

  • Sorprender con ese amor a quienes fielmente ya están ahí apoyando tu marca.


Y así como en cualquier relación el enamorar y conquistar no es el fin, es un trabajo de todos los días, cultivar y regar ese amor, y ahora vuelvo y te pregunto ¿qué estás haciendo para enamorar a tu cliente?

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo