• Natalia Mendoza Ballesteros

Del segmento de mercado al grupo focal


 

Este fin de semana en medio de un merecido descanso rodeada de almohadas y Netflix comencé a ver una serie que se llama “en busca de Ola” y aunque la trama de la serie y la sinopsis de la misma habla acerca de una mujer que enfrenta un divorcio y comienza a buscarse a sí misma luego de 16 años de matrimonio, la esencia de esta tiene un trasfondo muy aplicable a marcas pero especialmente a emprendimientos, en medio de su búsqueda esta mujer comienza a crear una empresa basada en la cosmética natural que ella realizaba en su casa solo para sí misma, pero ahora debido a la necesidad de la situación quiere volverlo una empresa, en ese camino conoce a un consultor de marcas y este le comenta que como primera tarea, ya que el producto ya lo tiene desarrollado así como la fórmula del mismo, es establecer cuál es su mercado, ella tiene muy claro que son las mujeres que desean cuidar su piel sin someterla a químicos o procedimientos costosos a lo que él le dice que una vez teniendo claro cuál es su mercado debe buscar un grupo focal con el cual poder probar sus cremas y productos y le hace la aclaración que debe ser un grupo de mujeres por fuera de su círculo social, mujeres que en lo preferible no conociera ni tuvieran ningún vínculo con ella, pero, por qué tener que formar un nuevo grupo de personas cuando ya tenemos uno cercano a nosotros que podría ser un potencial mercado? la respuesta es sencilla, ese nuevo grupo focal no tiene sentimientos ni afectos hacia nosotros, su opinión será completamente honesta y basada en sus necesidades y apreciaciones sin miedo a herir susceptibilidades o dañar algún tipo de relación.

Cuando creamos nuestra marca y llega el momento de lanzarnos al mercado nuestros únicos clientes no pueden ser nuestra familia o amigos, todos queremos darnos a conocer a nuevas personas, llegar a un mercado objetivo y crecer y aunque las opiniones de nuestro círculo cercano son muy valiosas, la realidad es que nuestra marca se mide en el momento que sale de esa zona segura, en el momento que pisa el mercado para enfrentarse a opiniones diversas, honestas y aplicables.






Quizás te estés preguntando cómo creo un grupo focal si aún no me conocen en medio del mercado, si aún no he comenzado a vender mis productos cómo logro obtener este tipo de opiniones? bueno para empezar no podemos crear un grupo focal sin tener claro a quien le vamos a vender, cuál es ese cliente ideal al que queremos llegar, ese segmento de mercado con el cual identificarnos y filtrar nuestra comunicación, no podemos conocer opiniones si simplemente vendemos pero no sabemos a quién exactamente, tradicionalmente obtener un grupo focal era la reunión de un grupo de personas que cumplían con el perfil del mercado al que deseábamos llegar y les dábamos a conocer nuestros productos realizando una serie de preguntas para saber que opinaban al respecto, pero hoy en día existen otras maneras de llegar a estas personas como por ejemplo participar en diversas ferias que se ajusten a nuestro perfil y ADN de marca donde podemos observar de primera mano las reacciones y opiniones de la gente frente a nuestros productos, otra excelente forma es realizar encuestas y no tiene que ser las encuestas largas que conocemos, a través de nuestras redes sociales podemos crear encuestas puntuales para conocer gustos, preferencias y opiniones incluyendo imágenes sin extendernos y con ello interactuando y generando conversación así como expectativa, si ya tienes un Instagram de marca puedes hacerlo a través de este pero si aún no, no tienes que esperar a tenerlo, desde tu Instagram personal con tus contactos puedes iniciar dándote una idea del mercado, y si ya tienes un mercado, unos clientes frecuentes y deseas lanzar algún producto o tienes dudas sobre algo que deseas lanzar al mercado por qué no pedirles su opinión? que mejor que conocer departe de estas personas que se identifican con tu marca y tus productos sus opiniones sobre algo nuevo o algo innovador dentro de tu marca? si nos dedicamos a detallar nuestro entorno y el de nuestra marca podemos descubrir que existen muchas alternativas que nos permiten evaluar grupos focales que están al alcance de nosotros más de lo que imaginamos solo debemos aprender a escuchar y abrir nuestros ojos.


Es muy importante tener claro hacia qué mercado vamos, a quienes les hablamos y a quienes queremos llegar, pero es igual de importante conocer a estas personas de cerca, saber sus opiniones, utilizar las herramientas a nuestro alcance que nos permitan no solo conocer los gustos de ese mercado sino también la aprobación de nuestros productos, lo que podemos mejorar y que quizás no habíamos tenido en cuenta e incluso en base a este estudio el desarrollo de nuevas propuestas que puedan satisfacer necesidades. Muchas veces nos centramos tanto en tener claro ese mercado al que queremos llegar y ese cliente ideal que olvidamos el escuchar, el aprender y el mejorar.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo