• Natalia Mendoza Ballesteros

El poder del poder adquisitivo


 

Constantemente escucho marcas y emprendedores que dentro de su mercado objetivo siempre piensan en el estrato, no me malinterpreten esto está bien y es un punto a tener en cuenta cuando creamos nuestro avatar de marca, sin embargo, en medio de varios análisis de mercado que he realizado me he puesto a pensar ¿en dónde estamos dejando el poder adquisitivo? ¿Cómo marca has pensado en el poder adquisitivo de tus clientes o solo has pensado en el estrato al cual quisieras llegar con tus prendas?





Por definición el poder adquisitivo es la capacidad que tiene una persona para adquirir bienes y servicios, no importa el lugar en el que viva, el estrato al que pertenezca o su rango en la sociedad, el poder adquisitivo es el dinero que posee no solo para pagar sus gastos y compromisos mensuales sino también para adquirir diversos bienes, servicios, productos, ocios y gustos, entonces ¿por qué no pensar en el poder adquisitivo dentro de nuestras estrategias de marca?

Cuando estas creando tu avatar de marca que tal si visualizas el estilo de vida que te gustaría que tu cliente ideal tuviera y a la vez involucras el poder adquisitivo de este mismo, después de todo buscamos llegar a ese mercado objetivo que a la vez debería ser también aquellas personas que tienen la solvencia económica para adquirir nuestros productos, para convertirse en clientes y/o consumidores, recordando que no siempre el estrato representa el poder adquisitivo; el estilo de vida y el poder adquisitivo son dos puntos a tener en cuenta de gran importancia en nuestras marcas, el cómo queremos que se vea y se refleje nuestro cliente y el cuánto deseamos que pague por nuestras prendas y productos, más allá de pensar en estratos pensemos en estos dos factores y más importante aún en la fusión o la unión de los mismos; una de las preguntas que cómo marca debemos hacernos siempre es ¿qué dice mi marca de quien la usa? Una pregunta que a medida que vamos contestando y visualizando se nos hace más fácil identificar en la calle quienes podrían ser nuestros posibles clientes y a la vez es una pregunta que implícitamente trae el preguntarnos (pero realmente no lo hacemos) ¿Cuál es el poder adquisitivo de mi cliente objetivo? En mis asesorías constantemente me manifiestan la tristeza que sienten cuando alguien considera muy “caro” sus productos o servicios y el cómo realmente no pueden disminuir más los precios sin sacrificar calidad y mano de obra y aunque sé que es difícil escuchar o leer este tipo de comentarios, el hacer valer nuestro trabajo también implica el tener muy claro el poder del poder adquisitivo, por supuesto no se trata de caer en elitismos o en discriminaciones, se trata de entender la importancia del poder adquisitivo de nuestros clientes para nuestras marcas y el cómo al entenderlo podemos mejorar nuestra comunicación, estrategias e incluso procesos.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo