• Natalia Mendoza Ballesteros

¿En este fin de año le venderás a tu cliente, a tu consumidor o a los dos?


 

¿Recuerdan cuando estábamos pequeños y le hacíamos una lista al niño Dios o a papá Noel con todo lo que queríamos para navidad? Por supuesto nuestros papás eran quienes debían salir corriendo cada navidad a conseguir este regalo para que nosotros lo recibiéramos debajo del árbol y lo disfrutáramos desde esa misma noche de navidad con gran ilusión y alegría, las jugueterías y las marcas de juguetes tienen muy claro a quien le venden en cada navidad, su público son los niños por supuesto, pero quien finalmente va a comprarles es ese adulto papá o mamá movidos por la emoción del niño, lo que quiere decir que sus campañas van orientadas en satisfacer tanto a sus clientes como sus consumidores porque saben muy bien que su consumidor es muy diferente de quien realmente compra o adquiere el producto.




Lo mismo sucede con nuestras marcas, ¿tienes claro a quién le venderás en esta temporada de fin de año? ¿Quién será tu consumidor y quién será tu cliente? Aunque por años hemos escuchado cliente y consumidor en un mismo contexto asimilando que son lo mismo realmente son muy diferentes y es importante entender esta diferencia para saber exactamente a quien le vamos a vender y hacia quienes estarán orientadas nuestras campañas, veamos:

  • Cliente es aquella persona que compra nuestros productos, pero no es quien los utiliza. Por ejemplo, en el caso anterior son los papás.

  • Consumidor es quien, como su palabra lo dice, consume o hace uso de nuestros productos ya sea porque alguien más compro y le regalo este producto o porque este mismo consumidor decidió comprar el producto para su uso personal, lo que quiere decir que un consumidor a la vez puede ser un cliente. En el caso anterior el consumidor del juguete es el niño.

A veces creemos que porque nuestro producto está orientado únicamente al público femenino debemos olvidarnos del resto del mercado masculino o infantil, pero entonces ¿qué pasa con aquellas personas que están buscando un regalo para sus mamás, hermanas, esposas, hijas, amigas? ¿Cómo les haces saber que en tu marca pueden encontrar el regalo perfecto? Estando ya grandes no acostumbramos a hacer cartas al niño Dios o a Santa y pasamos un tiempo interminable pensando una y otra vez que vamos a obsequiarles a nuestros seres queridos, mi hermana y yo estando ya adultas y teniendo papás divorciados nos pasaba, especialmente con mi papá, que el debía llamarnos a cada una para saber lo que la otra quería o ayudarle con opciones para el regalo de navidad de cada una porque aunque nos conoce muy bien no sabía exactamente que darnos, no encontraba o no veía opciones, las consumidoras éramos mi hermana y yo pero el cliente, ese que iba a comprar era nuestro papá y las marcas no le estaban hablando a él, entonces ¿has pensado en este fin de año a quién le hablarás, cómo le hablaras a tu consumidor, cómo le hablarás a tu cliente? Todas las marcas tenemos clientes y consumidores, pero de nuestra comunicación depende el saber llegar a cada una de estas personas ¿qué tal si en este fin de año le hablas a tu consumidor, pero también piensas en ese cliente que pasa días buscando el regalo ideal? ¿Qué tal si les muestras opciones de regalos que pueden encontrar?

teniendo en cuenta la diferencia entre cliente y consumidor piensa hacia quienes quieres orientar tus ventas, saber la diferencia no es para aumentar nuestro trabajo, es para realmente crear una comunicación acertada y orientada en la necesidad de quienes deseamos llegar, vuelvo y te pregunto nuevamente ¿a quién le quieres hablar?

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo