• Natalia Mendoza Ballesteros

¿Qué consejo le doy a quienes estén emprendiendo?


Aún no puedo creer que ya vayan a ser 4 años desde aquel 29 de agosto del 2017, el día en el que decidí dejar mil miedos atrás y lanzarme a publicar lo que por meses llevaba creando como una idea que surgió para mostrar el talento y las marcas locales que nuestra ciudad bonita tenían para entregar, tenía claro que quería hablar de moda pero debía ser algo diferente a lo que ya había en el mercado, algo que comenzó como un proyecto hoy 4 años después puedo decir que es mi empresa y que ha evolucionado paso a paso en algo que ni yo misma podía imaginar en aquel entonces. No les voy a mentir, el camino no ha sido fácil pero si algo he aprendido y he ido fortalecido en este tiempo es que la mente juega un papel importante teniendo hoy más claro que nunca que lo que yo misma me diga a diario es lo que hará la diferencia en este proyecto de vida que he ido construyendo, en mis entrevistas a diversos emprendedores y empresarios siempre les pregunto que cual es ese consejo que le darían a quienes están emprendiendo o a quienes desean hacerlo, pero creo que nunca me había hecho esa misma pregunta a mí misma para podérsela expresar a ustedes que me leen cada semana y que están ahí pendientes y aprendiendo conmigo, el emprender para mi es una montaña rusa sin fin, existen días buenos, días malos y otros tantos en los cuales andamos en neutro, pero como en toda montaña rusa de la vida real es una aventura, una vivencia que comienza con la convicción firme de decir aquí voy, sin saber que pasara en el camino, con nervios y emoción pero segura de dar ese paso, al subir a esa montaña rusa se viven miles de emociones y pensamientos pero la sensación de ese vacío que te da unas cosquillas que te hacen reír y te llenan de diversión es lo que hace que una vez pisas tierra firme quieras volverte a subir, eso mismo ocurre al emprender, o en mi experiencia aprendiendo, ha sido una montaña rusa constante pero siempre con la convicción que ante cada caída, cada mal día e incluso cada meta cumplida y cada alegría que trae BUSINESS À LA MODE es el empuje para querer volver a subirme en esa montaña rusa o mejor dicho jamás bajarme del vagón y continuar escalando.






Para poderles decir mi consejo primero quisiera compartir con ustedes una anécdota personal, desde el colegio y luego en mi paso por la universidad y mis prácticas empresariales fui de esas personas que siempre le iba excelente en todo, sacaba las mejores notas y me gustaba ser cumplida con mis trabajos y tareas así que tanto mis profesores como mi familia, mis amigos y hoy mis colegas tenían grandes expectativas de lo que yo iba a hacer en la vida, cuando decidí comenzar a crear este blog postergaba una y otra vez su lanzamiento por un miedo increíble al que dirán, a pesar de que jamás me ha afectado la opinión de otros más que la mía para validarme, tenía un miedo profundo por defraudar a quienes habían puestos esas expectativas en mi vida y una y otra vez escuchaba que me decían si eso si me daría para vivir que me estaba “desperdiciando”, que golpe tan duro era escuchar una y otra vez esas palabras, sin embargo continúe, ver la sonrisa y la acogida de los emprendedores que entrevistaba, escuchar sus historias, lo identificada que me sentía con muchas de estas, la acogida que mi blog iba teniendo y el abrirme poco a poco espacio en este sector de la moda me hicieron ver que mi proyecto tenía un propósito y un futuro dándome cuenta que a veces estamos tan pendientes de satisfacer las expectativas que otros han creado de nosotros que nos olvidamos de nosotros mismos, de las expectativas que queremos crear para nosotros, de lo que queremos y más importante aún de lo que soñamos y nos hace felices y que si bien me iba excelente como estudiante lo hacía no por los demás sino porque me gustaba, era mi propia meta, ese es mi primer consejo, aprender a blindar nuestro corazón, nuestros oídos y nuestra mente del que dirán y aprender a escucharnos a nosotros mismos, hacer las cosas desde nuestro corazón y nuestra convicción, mi segundo consejo es que porque hagas algo diferente o poco común no significa que este mal, no significa que no vaya a triunfar, las grandes ideas nacen precisamente de hacer la diferencia, cuando empecé nadie le veía futuro a un blog ni mucho menos a realizar entrevistas y ni hablar de apoyar el talento local, hoy con gran orgullo puedo decir que he sido pionera en estos aspectos en Bucaramanga y en hablar de ADN de marca en el sector moda y que espero muchas más personas se animen a hacerlo, mi tercer consejo es aprender a soltar, cuando emprendes haces tanto de todo que siempre quieres tener todo controlado pero la realidad es que no siempre se puede, la vida muchas veces tiene otros planes preparados para nosotros y debemos aprender a fluir y dejarnos guiar, entre más nos resistamos la vida tiene una forma muy sutil de hacernos aprender lecciones e incluso en los momentos que me sentía estancada llegaba algún mensaje, una oportunidad o una simple palabra que me hacía ver que todo ha valido la pena rectificando el camino que había tomado, otro consejo que les doy es que escuchen a su intuición siempre, especialmente cuando se les presenten oportunidades o nuevos negocios o alianzas evitando pagar facturas más adelante y mi último consejo es desde que inicien valórense y háganse valorar ustedes mismos, su tiempo, su trabajo, su conocimiento, su experiencia porque nadie más lo hará por nosotros mismos sino damos la pauta primero, el hecho que sean nuevos no significa que deban sentirse menos, siempre piensen en lo que pueden ofrecerle al mercado y el valor que esto tiene.


Este viaje por BUSINESS À LA MODE ha traído a mi vida momentos, personas, experiencias y una madurez que no imagine tener cuando empecé, BUSINESS À LA MODE nació como un blog en el cual fui encontrando mi voz en esta industria para hablar de ADN de marca y diferenciación y sin pensarlo 4 años después aquí estoy brindándoles herramientas para construir ese ADN, fortalecerlo y crear un concepto de marca que les permita evolucionar con el tiempo manteniendo siempre su esencia, he trabajado de la mano de grandes emprendedores y me llena de orgullo ver el crecimiento que día a día estos tienen, el poder compartir mi conocimiento a través de charlas y conferencias es una experiencia enriquecedora, las asesorías llegaron con la pandemia, un reto enorme no se los niego pero con una gratitud profunda por todos quienes han depositado su confianza en mi para emprender juntos y este cuarto año llega fortaleciendo todo lo anterior junto con la creación de contenido a través de mi marca personal explorando mi creatividad, porque aunque siempre me considere una persona creativa el comenzar a crear reels y contenido en conjunto con algunas marcas ha sido un reto que ha permitido ampliar mi creatividad observando posibilidades infinitas y descubriendo aspectos de mi personalidad que no conocía.


La semana pasada en mis historias les preguntaba que habían aprendido con BUSINESS À LA MODE y que era lo que más les gustaba, quede gratamente sorprendida al observar sus respuestas donde me decían que gracias a mi blog tienen hoy muy claro la importancia de un ADN de marca, la importancia de la diferenciación para realmente competir más allá del precio y tips que son aplicables a las marcas que han construido, manteniéndolos informados siempre sobre las últimas tendencias tanto en moda como en emprendimiento, GRACIAS infinitas a ustedes tanto aquí en la página web como en las redes sociales por su apoyo, sus palabras y por estar conectados con BUSINESS À LA MODE, de lo más valioso que he construido es esta comunidad.

Doy la bienvenida a estos nuevos 365 días viviendo uno a la vez, pero con la certeza de que cada día traerá su magia y con la convicción de decirle SI una y otra vez a esta montaña rusa llamada BUSINESS À LA MODE.

7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo