• Business á la mode. Natalia Mendoza B.

¿Qué es realmente la sostenibilidad cuando hablamos de marcas de moda?





Esta semana, del 20 al 26 de abril se lleva a cabo la semana del FASHION REVOLUTION, la única semana de la moda que se mantiene en pie a pesar de la emergencia causada por el COVID-19 y que por el contrario cada día se fortalece, cobra mayor sentido y suena con paso firme gracias a su trasfondo y a un trabajo arduo desde hace 7 años en búsqueda del despertar de consciencia de consumidores, productores, empresarios y toda la cadena productiva que hace parte de esta gran industria como lo es la moda.

Todos los años desde hace 7 años, la última semana de abril se ha especializado en darle protagonismo a este movimiento, un movimiento que nació debido al desplome del edificio Rana Plaza en Bangladesh en donde murieron más de 1.000 personas en el cual se encontraban fábricas textiles donde grandes empresas de moda tercerizan su producción garantizando así el bajo costo de sus productos a costa de condiciones inhumanas de trabajo, salarios injustos y la vida misma; a este lamentable acontecimiento, se sumó un evento más que llevo al replanteamiento del sector y a la necesidad por un cambio en los procesos productivos pero inicialmente un cambio en el pensar y en el sentir no solo de quienes trabajamos en esta industria sino del mundo en general, pues a fin de cuentas quizás todos no vivamos de la moda pero si todos la consumimos. Este evento que realmente llega para darle un mayor impacto a este movimiento es el llamado de atención que deja la devastadora noticia de que el sector moda es una de las 3 industrias más contaminantes derivándose así 3 preguntas que nos llevan a replantear procesos, compras, consumo y la vida misma:


  • ¿Quién hizo mi ropa?

  • ¿De qué está hecha mi ropa?

  • ¿Qué puede la moda aportarle a la sociedad?


Fotografía a mano izquierda tomada por el fotógrafo Kristopher Fuentes



Lamentablemente desde temporadas pasadas el tema de sostenibilidad se convirtió en una moda, una tendencia que muchas marcas adoptaron por el simple hecho de generar ganancias y simpatizar con un mercado o un tipo de consumidor que realmente si está preocupado por lo que consume y por la huella que deja en el planeta inclinándose hacia aquellas marcas que realmente contribuyeran y actuaran acorde a su forma de vida, sin embargo la llegada del coronavirus lo ha convertido en una necesidad y la situación que el mundo entero afronta ha puesto nuestros pies sobre la tierra entendiendo que necesitamos un cambio viendo esto como una oportunidad y rechazando a quienes solo vean un oportunismo o peor aun cancelando aquellas marcas faltas de humanidad y empatía. Digo que es la única semana de la moda que se mantiene en pie porque como sabemos las demás han sido canceladas o trasladadas a la virtualidad, está por el contrario es una semana que más allá de desfiles o nuevas colecciones o un networking, existe un mensaje, un trasfondo hacia la concientización, hacia el grito que el planeta diariamente nos decía, así que probablemente podríamos decir que es la única semana de la moda que sin pensarlo e incluso sin imaginarlo se estaba preparando, una semana que cada quien desde su casa puede vivir, apreciar la moda desde otro punto de vista y entender nuestro papel dentro de este mundo y dentro de este sector para como consumidores plantearnos estas 3 preguntas y exigir respuestas y como productores o actores de este sector moda entender que hablar de sostenibilidad va mucho más allá de prácticas ecológicas, reciclaje o customización, la real sostenibilidad responde a esas 3 preguntas principales, porque para ser realmente sostenibles debemos impactar al mundo en 3 partes claves:


  • Cualquier actividad, uso de materias primas o cambio dentro de los procesos de producción que mitigue el impacto ambiental y la contaminación

  • Trato, salario y condiciones laborales justas y humanas para nuestros empleados

  • Y finalmente mi empresa como aporta o ayuda a la sociedad.

Ahora más que nunca un sacudón inesperado ha puesto nuestros pies sobre la tierra de manera abrupta abriendo nuestros ojos y siendo conscientes de que con pequeñas o simples acciones es mucho lo que podemos contribuir a realmente tener una mejor calidad de vida no solo como consumidores o empresarios sino también a nuestros empleados y al planeta tierra, por eso para hablar de sostenibilidad primero debemos saber realmente esta que es, en que consiste y que aspectos involucra, todos hacen parte de una misma balanza y dejar o ignorar a uno es sencillamente hacer un esfuerzo en vano, el fashion revolution se vive una semana al año pero sinceramente debe vivirse diariamente, si queremos cambio verdadero la constancia hace parte para lograr esto, son momentos difíciles, lo sé, pero también es una oportunidad para pensar llenos de empatía en lo mucho que podemos hacer con nuestras marcas para contribuir durante y después de la crisis.

¿Y tú cómo vives el FASHION REVOLUTION?




Contact and info: 

Bucaramanga, Colombia

© 2017-2020 by Natalia Mendoza Ballesteros.  created with Wix.com