© 2017-2019 by Natalia Mendoza Ballesteros.  created with Wix.com

Bucaramanga, Colombia

Contact and info: 

17 Consejos para vencer el miedo a EMPRENDER

 

 

¿Eres de los que posterga una y otra vez la idea de crear tu propio emprendimiento aun teniendo una idea clara? ¿Y a medida que pasa el tiempo cambias la excusa por el miedo a algo que por el momento “no es seguro”?

Cuando decidí comenzar con este emprendimiento digital constantemente me asaltaban las dudas, la incertidumbre, el no saber si me encontraba en el camino correcto, si era lo que debía realizar o por el contrario era mejor seguir en una zona de confort con una monotonía laboral que sinceramente no me hacía feliz y lo peor sentía que desperdiciaba mi potencial y que jamás alcanzaría las metas que quería para mi vida y de los que me rodeaban, y más aún cuando a mi alrededor, en mi núcleo cercano los casos de emprendedores eran muy pocos lo que llevaba a que mi miedo se multiplicara aún más.

 

El miedo hace parte de emprender, miedo al fracaso principalmente, miedo a lo desconocido y quiero que sepan que es completamente normal, pero como todo en esta vida los miedos se vencen enfrentándolos, tomando la decisión de hacerlo y llenándonos de valentía para lanzarnos al vacío y poco a poco en el camino ir construyendo nuestro propio avión. Emprender es un proceso, emprender es un riesgo, emprender es un mundo, pero no por esto significa que es imposible, yo sigo aprendiendo y sigo venciendo el miedo paso a paso y es por ello que quiero hoy compartirles algunos consejos que en el camino de emprender he tenido que aprender para que encuentren una guía, tomen estas herramientas y poco a poco construyan esa seguridad, confianza y constancia que se necesita para comenzar y que puede hacerles un poco más fácil ese camino hacia la toma de decisiones:

 

 

 

 

-       A TODOS nos pasa:  

No crean que porque unos ya comenzaron y se encuentran en el proceso o porque son más decididos para comenzar no sienten este miedo, TODOS lo sentimos y es un miedo que como emprendedores siempre existirá pero que solo con el paso del tiempo este se transformara en satisfacción, certeza y un enriquecimiento personal invaluable. El miedo hace parte del emprendimiento, como alguna vez en una increíble charla gracias a mamás activas escuche, debemos aprender a caminar con el miedo, a decirle “acompáñeme y juntos avancemos”, no podemos dejar que este miedo se convierta en nuestra pesa, por el contrario, debemos aceptar que este existe y que es imposible que se aleje para comenzar y una vez aceptado iniciar a tomar decisiones.

 

-       Lluvia de ideas:

La idea de emprender es tan grande que muchas veces nos abrumamos pensando en qué hacer, la lluvia de ideas sirve para cada momento de tu emprendimiento, cuando iniciamos muchas veces no tenemos claro en qué queremos emprender, sentarnos con papel y lápiz y comenzar a escribir aquellas ideas de emprendimiento que nos surgen es una excelente idea para dejar salir nuestra imaginación y comenzar a tener nuestra mente más clara, y así cada parte de la construcción de nuestro emprendimiento puede ser sometido a procesos de lluvia de ideas en el cual, aunque a veces suene loco y desorganizado, es la manera de despejar nuestra mente, ver de forma más real y textual lo que deseamos hacer, y al leer todas estas ideas sin querer muchas veces surgen nuevas opciones, las ideas evolucionan y toman fuerza. Tengan siempre a la mano donde anotar estas ideas y jamás desechen las que no utilicen, en un futuro estas pueden ser un excelente banco de alternativas para nuevas estrategias y propuestas de enriquecimiento a nuestro emprendimiento.

 

 

 

-       Pausar: 

Se vale parar, se vale respirar, se vale tomarse el tiempo para pausar todo y darnos el regalo de pensar qué queremos, observar donde estamos y hacia dónde queremos ir, la vida nos tiene en un corre y corre diario y hacemos todo casi en automático, para emprender debemos parar, tomar aire, pensar y continuar, no te sientas mal si algunos días tienes bloqueos de ideas, sientes que el día no ha rendido o tienes pequeños momentos libres, tómalos como una oportunidad para meditar y saber qué quieres tú y retomar tu emprendimiento con el 200% de tu energía.

 

-       La cabeza en los sueños pero los pies muy bien en la tierra: 

Siempre debemos tener sueños grandes, no existen sueños imposibles ni soñadores pequeños, soñar es lo que nos lleva a materializar y obtener metas pero debemos ser conscientes que nuestros pies SIEMPRE deben encontrarse firmemente en el suelo dando pasos pequeños, construyendo escalón por escalón con firmeza y certeza, los sueños son importantes pero deben ir acompañados de la realidad para evitar que así como soñamos de rápido estos se desvanezcan, sino por el contrario construyamos con tanta fuerza y conciencia que a lo largo del tiempo nos levantemos y nos digamos a nosotros mismos “estoy viviendo mi propio sueño”.

 

-       Blindarse en alma, corazón, mente y oídos:  

Este es el dolor de cabeza de todo emprendedor, lamentablemente la gente y tristemente la mayoría de las veces la misma familia, no creen en lo que estamos haciendo y nos llenan los oídos con comentarios desacreditando nuestro empeño, nuestro trabajo y demostrándonos que no creen en nosotros ni confían en lo que hacemos. Quiero que sepan que a TODOS nos pasa, estos comentarios no dejan de existir en este proceso, pero a la hora de la verdad la confianza debe provenir de ti mismo, no de otros, si tú crees en tus proyectos y caminas poco a poco hacia la meta nadie te detendrá. Que cada palabra que te lancen se convierta en un ladrillo con el cual construyas tu empresa y fortalezcas tu corazón, tu mente tu alma y tus oídos para evitar que estas energías afecten el proceso que has comenzado.

 

 

 

 

-       Dejar de postergar: 

Para todo en la vida siempre ponemos excusas que postergan esa meta que queremos, “cuando tenga…”, “cuando logre…”, “el lunes mejor…” pero la vida es muy corta y solo existe el ahora. Les aconsejo para evitar la postergación, tener un planeador semanal o diario en el cual puedan anotar semana tras semana o día tras día que buscan alcanzar o completar como tarea, por sencilla que sea esta debe aparecer en el planeador y debemos tenerlo visible para recordarnos qué debemos hacer y acostumbrarnos a tener pequeñas metas diarias que complementen esa meta final que tenemos, con el paso del tiempo se convertirá en un hábito que les permitirá tener una mayor organización y planeación de su tiempo y sus proyectos.

 

-       Mapa de la prosperidad: 

Este es un tip que mis papás me enseñaron ya hace algunos años y que pienso que es una excelente herramienta. En un tablero, en el salva pantallas de nuestro computador o en una cartelera o corcho idear lo que queremos para nuestra vida (pueden realizar uno dedicado solo a su emprendimiento o si desean uno en general que abarque cada parte de sus vidas) pueden utilizar recortes de revistas, imágenes de internet, dibujos, palabras, fotos y con ello construir todo un esquema de metas las cuales deben tener un tiempo descrito por ejemplo cómo ven su emprendimiento en 10 años, a los 6 meses qué quieren haber logrado; Este tiempo y estas metas dependen de cada uno de ustedes y la proyección que deseen, lo importante es tenerlo siempre en un lugar visible que ustedes estén viendo constantemente para recordarse esos planes y trabajar en pro de ello. Nuestra mente recibe este incentivo y trabaja para crearlo.

 

 

 

-       Rodearse de energías positivas: 

Soy una fiel creyente de las energías y la manera como estas trabajan, cuando somos positivos atraemos lo positivo a nuestra vida, lo mismo sucede con las personas, rodearnos de personas que le aporten positivismo, que de verdad deseen vernos bien, que nos llenen de buenos consejos es una clave ideal para emprender, encontrar personas que vayan en nuestra misma sintonía y aunque muchas veces nos cueste debemos aprender a alejarnos de aquellas personas que solo tienen excusas, que abundan en quejas y malos comentarios así como de las personas que solo buscan un interés propio, estas cargas negativas nos consumen y desgastan.  

 

-       Visualizar: 

“Si lo crees, lo creas”, cada noche o en espacios de tiempo visualiza tu empresa, visualiza el éxito de tu emprendimiento, visualiza tu felicidad, la mente crea lo que cree, de ahí la importancia de creer en lo que estamos haciendo y en nosotros mismos.

 

-       Conocer casos de diversos emprendedores en diversos sectores:  

Escuchar historias de otros emprendedores, de grandes empresarios, es de las cosas más enriquecedoras que puedan existir, nos llenan de confianza nuevamente, de ganas por seguir luchando por nuestros sueños y a veces nos damos cuenta que pasaron por lo mismo que nosotros estamos pasando y si ellos pudieron nosotros también lo lograremos. Conocer casos de vida nos llenan de enseñanzas y de paso disminuyen esa incertidumbre que a veces sentimos. Te invito leer en mi blog entrevistas que he realizado a diversos emprendedores para que te inspiren y sepas que no estás solo y que emprender es posible.

 

 

 

-       Lanzarse al vacío:  

La vida es de riesgos y sino intentamos jamás sabremos de que somos capaces y que resultado podemos obtener. Tomar la decisión muchas veces lleva su tiempo, pero cuando decidas hacerlo salta con ambos pies y construye tu propio avión en el camino.

 

-       Que nuestros sueños y metas vayan alineados con nuestras prioridades: 

Este es un consejo que muchas veces cuesta entender, debemos tener muy claro en el momento de nuestra vida en el que estamos cuales son nuestras prioridades personales para que así estas vayan de la mano con nuestras metas en emprendimiento. Cuando no tenemos claro esa alineación es cuando entramos en conflicto con nosotros mismos porque queremos nuestros sueños, pero tenemos unas prioridades y responsabilidades de las cuales no podemos escapar, y es por esto que es de vital importancia para emprender incluirlas en nuestro plan para lograr un todo que nos haga felices. Esas prioridades se convertirán en una catapulta para avanzar en el emprendimiento.

 

-       Conocer el mercado al cual deseo acceder: 

Cuando emprendemos a veces esperamos a ya estar muy avanzados para comenzar en este punto, y aunque soy consciente que a veces las cosas salen a prueba y error quiero dejarles esta herramienta para que la pongan en práctica desde el inicio. Tómense la molestia de conocer el mercado al cual ustedes quieren llegar, conozcan sus gustos, sus necesidades, que lugares frecuentan y demás información que pueda permitirles así crear una estrategia de emprendimiento más enfocada y acertada desde su inicio, esto les dará un rumbo y orientara muchas de sus acciones emprendedoras.

 

 

 

-       No esperar a tener dinero suficiente: 

Yo sé que el factor económico tiene un peso mayor a la hora de tomar la decisión para emprender, creemos que solo podemos iniciar cuando tenemos el dinero, sin embargo, es un arma de doble filo ya que muchas veces por esperar, el tiempo pasa y cuando nos damos cuenta jamás emprendimos o a alguien más se le ocurrió algo parecido. Iniciemos planeando, ideando y estableciendo por donde queremos empezar, muchas veces para iniciar debemos hacerlo desde casa durante un buen tiempo, lo cual puede ayudarnos a reducir ciertos gastos. Miremos que parte de nuestro presupuesto podemos destinar a este emprendimiento y en base a ello mirar las opciones que más se ajusten para iniciar y poco a poco inyectarle capital que nos permita crecer. Emprender inicia cuando nos sentamos a pensar que queremos, que vamos a hacer y a averiguar que necesitamos para ello, no dejemos que el miedo al dinero nos eche para atrás. Así mismo podemos contar con algún fondo de ayuda al emprendimiento que nos permita comenzar a hacer realidad nuestros sueños. No debemos necesariamente renunciar al empleo actual que tengamos, muchas veces este es una fuente para financiar nuestro emprendimiento y con el tiempo ya podremos dedicarnos de lleno a nuestra empresa. 

 

-       Ver una oportunidad en cada dificultad: 

Emprender es un camino cuesta arriba, pero no por eso debemos renunciar, los fracasos son los mayores maestros, nos ayudan a crecer y a potencializarnos, recuerden que “el éxito se mide en el número de fracasos” es ahí donde realmente aprendemos para mejorar y finalmente acertar. Cada dificultad trae escondida una oportunidad debemos aprender a mirar el vaso de agua medio lleno y descubrir qué podemos sacar de cada dificultad. La constancia y la perseverancia hacen a un verdadero emprendedor.

 

-       Tener objetivos y metas claras y específicas: 

Por supuesto desde un inicio debemos tener objetivos y metas específicas acorde a lo que queremos y vamos necesitando, es importante tener esto claro ya que finalmente son lo que nos dictaran el curso que debemos tomar, los objetivos y metas son el norte para saber qué camino seguir, que vamos a realizar y como lo vamos a hacer.

 

 

 

-       El principal objetivo debe ser, ser feliz en lo que se hace: 

Jamás debemos empezar un emprendimiento con el objetivo de volvernos millonarios, lo estaremos haciendo por las razones incorrectas y el éxito podrá llegar en un inicio, pero este no se mantendrá. Emprender consiste en encontrar hacer algo que te haga feliz, que te apasione, es hacer algo con el objetivo de levantarte cada lunes con ansias de empezar la semana para planear, es ahí el verdadero sentido y razón de ser del emprender, ponerle amor a lo que se hace, dedicación de tal manera que jamás cueste sacrificar tiempo, descanso, salidas, viajes con tal de sacar adelante tus proyectos porque sabes que a futuro la recompensa será enorme, será un corazón inmensamente feliz y satisfecho.

 

Como estas herramientas existen mil más, pero estas son las que personalmente he aprendido y he aplicado, emprender también es un proceso intuitivo, cuando se hace con amor y pasión lo que se quiere la intuición tiene un rol esencial; es verdad que quizás al leer todos estos consejos y herramientas la ansiedad nos atrape, pero créanme queridos emprendedores que nuestro interior, a medida que demos el primer paso y comencemos a vivir cada etapa, nos ira diciendo cuáles de estas herramientas son las correctas para el momento en el que nos encontramos,  o mejor aún en el camino aprendan a crear ustedes mismos sus herramientas y fórmulas para emprender y construir su propio avión. Lo que curiosamente nuestras mamás llaman “palpito” es un regalo en el emprendimiento, la intuición nos guía ayudada por la razón claro está. Con esto lo que quiero es que sepan que todos pasamos por un momento similar en nuestras ansias por emprender, no están solos así que es momento de arriesgarse.

 

 

 

Siempre he pensado que el miedo es algo bueno, si este no existiera no sentiríamos esa emoción cuando al final vemos que logramos eso que tanto deseábamos o estábamos esperando, el miedo nos hace sentir vivos y ese es el fin de emprender, sentirnos vivos, sentir que somos felices, sentir que podemos trabajar por nuestros sueños.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload