© 2017-2019 by Natalia Mendoza Ballesteros.  created with Wix.com

Bucaramanga, Colombia

Contact and info: 

12 claves del vitrinismo como herramienta de posicionamiento y atracción de clientes

 

 Imagen tomada de: https://www.pinterest.es

 

 

 

¿Han escuchado hablar de la famosa frase Amor a primera vista? ¿ese instante en el cual con tan solo ver algo pocos segundos se siente una atracción inmediata, un deseo por tener aquello que se observa, acercarse, apreciarlo y pasar más allá de la vista para experimentar otros sentidos? esto para mi es el VITRINISMO, un amor a primer instante entre la marca y el cliente, es el escenario ideal para crear una conexión, una experiencia y una conversión entre marca-producto y cliente que evoque sentimientos y sensaciones de gran poder.  

 

El vitrinismo técnicamente hablando es la forma como organizamos, decoramos y arreglamos, como su nombre lo dice, la vitrina de nuestro almacén teniendo como objetivo claro exhibir nuestros productos logrando así atraer la atención del público, sin embargo es común ver como las marcas simplemente consideran este espacio como un lugar para poner de manera “bonita” lo que venden observando desde afuera como los clientes pueden acercarse pero muchas veces siguen derecho por la sencilla razón que una vitrina o escaparate de un almacén no es nada más un lugar de exhibición, es un lienzo en blanco en el cual tienes la oportunidad de dar una primera impresión a los demás NO SOLO de tus productos sino también de tu marca, de tu esencia, de quién eres dentro del mercado y de lo que te diferencia, es un abrebocas de lo que representas y de lo que pueden encontrar en el interior convirtiéndose en un imán de posicionamiento, fidelización, atracción de clientes y finalmente rentabilidad. Pero para lograr obtener todos estos objetivos y metas es importante tener claro unos aspectos esenciales para sacarle todo el provecho y demostrar el potencial de tu marca:

 

 

 Imagen tomada de: https://elcomercio.pe

 

 

 

1.     Tener un concepto: Al momento de crear nuestros productos o colecciones tenemos claro que estos salen de inspiraciones, de un trasfondo que hemos estudiado para llegar a ese proceso de creatividad, igualmente una vitrina debe tener claro un tema, un concepto que va a llevar cada temporada para de esta manera tener claro qué elementos pueden utilizarse como inspiración para recrear y posteriormente poder plasmar. Tener un concepto claro permite saber exactamente qué deseamos mostrar, cómo lo vamos a mostrar, que herramientas necesitamos, que elementos decorativos, colores que hagan parte de este concepto e inspiración para así dar armonía a una idea y que esta se vea reflejada de manera concisa en la mente del consumidor.

 

2.     Conoce tu mercado y tu ADN: Estudiar tu mercado no es solamente para saber exactamente que desea tu público en cuanto a un producto o servicio, te ayuda a entenderlo en cuando a tendencias de consumo, necesidades, gustos, colores que puedan ser más favorables o de qué manera reaccionan a diversas vitrinas dentro de tus competidores logrando establecer así un modelo de cliente ideal o “buyer persona” que te permita tener una idea más clara y exacta de cómo es ese mercado al cual deseas llegar y con ello crear conceptos y estrategias de vitrinismo acertadas tanto con el mercado como con tu marca, debe existir un equilibrio entre lo que tu cliente desea y lo que tu como marca representas dentro de tu ADN, lo que sabes que te diferencia de las demás marcas dentro del mercado complementado así cada estrategia que se lleve a cabo.

 

3.     Creatividad: En medio de tanta competencia como consumidores buscamos lo diferente, aquellas experiencias que nos llamen la atención, que realmente nos logran cautivar, es el momento perfecto para arriesgarse y dejar volar la imaginación haciendo uso de diversos elementos o composiciones dentro de una vitrina que rompan estereotipos y esquemas y nos lleven a vivir nuevas emociones, atrévete a jugar, crear e imaginar sin olvidar el ADN de tu marca como hilo conductor de cada propuesta.

 

4.     Cuenta una historia: En base a ese producto o esos productos que deseas exhibir cada temporada como protagonistas busca crear una historia, contar esa inspiración que te llevo a la creación de lo que van a apreciar tanto en vitrina como dentro del almacén, no se trata de decir “había una vez” o de desarrollar un inicio, nudo y desenlace, se trata de recrear escenarios, de manera implícita dejar un mensaje claro y contundente pero que a la vez deje volar la imaginación del espectador para continuar con esa historia teniendo la necesidad de entrar para darle un final feliz a esa historia.

 

 Imagen tomada de: https://es.fashionnetwork.com

 

 

5.     Iluminación y composición: Es fundamental encontrar un equilibrio al momento de crear vitrinas, cuidar el no adornar más un lado que otro, debe existir una especie de compensación teniendo en cuenta puntos clave como aquellos que vayan a la altura de los ojos y a la altura de las manos ya que inconscientemente influyen en los clientes al momento de observar una vitrina y acercarse al poder tener un contacto en primer momento y lo que puedas observar directamente al voltear a mirar una vitrina, es lo primero que tu cliente vera o tocara. Por ello la iluminación juega un papel fundamental para alumbrar aquellas partes que más queramos destacar sin perder de vista el resto de la vitrina, es importante tener en cuenta luces de día, tarde y noche para saber qué exactamente se observa con cada una de ellas y adecuar a la necesidad de nuestro concepto.

 

6.     Evita la saturación: Como anteriormente les decía debe existir un equilibrio en la vitrina, colocar muchos productos en ella puede hacer que el cliente no sienta la necesidad de entrar al almacén ya que ha visto todo en vitrina o por el contrario puede llegar a ser perturbador al sentir tantos elementos en un mismo lugar. Por ello es importante un concepto, una historia y una composición que cree un escenario ideal, pero invite a continuar ese escenario en su interior.

 

 

 Imagen tomada de: http://www.decorar.net

 

 

 

7.     Tu almacén tiene 3 zonas, conócelas:

  • Zonas calientes: Tu vitrina, sus lados y la parte de tu almacén que queda justo detrás de la vitrina, son aquellas zonas que nuestros clientes van a observar primero, con las cuales tendrán un primer contacto justo al entrar en nuestro almacén.

  • Zonas que acompañan y complementan: son aquellas que se encuentran alrededor de las zonas calientes y que por estar cerca de estas el cliente las observa y se acerca a ellas, sin embargo, no son su primera opción al momento de observar.

  • Zonas frías: Hacen referencia por lo general al fondo del almacén o aquellas partes escondidas donde se exhiben productos, pero realmente son pocos los clientes que llegan hasta estos lugares.

Para cada almacén estas zonas son distintas ya que dependen de la distribución de cada uno, la clave para tener dinamismo en cada una de las zonas es colocar en vitrina siempre, de acuerdo a temporadas y conceptos, aquellos productos que muestren de manera llamativa el valor y la diferenciación que me representa como marca  garantizando el llamar la atención así como una alta probabilidad de entrar y ver las zonas que acompañan, aquellos productos básicos o que jamás pueden faltar en mi almacén y que se han convertido en referencia de mi marca dentro del mercado colocarlos en las zonas frías para así hacer que nuestros clientes recorran y vean demás productos y zonas.

 

8.     Actualiza constantemente: Busca crear conceptos diversos cada temporada y fechas especiales, este dinamismo hará que jamás pases desapercibido como marca y refresques tu recordación.

 

9.     Informa a tu cliente: Para nosotros como dueños de nuestras marcas algunas cosas pueden ser obvias, sin embargo, nuestro cliente no lo sabe, por ello si tenemos ofertas, descuentos, zonas especiales, celebraciones o demás, hacerlo saber de alguna manera llamativa en nuestra vitrina es fundamental.

 

 

Imagen tomada de: https://ar.pinterest.com

 

 

 

10. Recuerda que estas vendiendo más que un producto o un servicio, un estilo de vida, una experiencia.

 

11. Lo que ven en tu vitrina deben vivirlo en tu almacén: El vender una experiencia o un estilo de vida no puede quedarse únicamente en vitrina, esa historia, ese concepto que has creado debe tener una continuidad al momento de entrar en tu almacén, no puedes dejar perder la magia, para ello se debe hacer uso de elementos claves como lo son la música, la ambientación que se complemente con lo establecido en vitrina, un olor estratégico y demás herramientas que consideres hagan un juego perfecto con la experiencia que vendes.

 

12. Siempre debes exhibir tu valor: La vitrina es un foco de atención, muestra en ella por qué eres diferente, qué te hace única como marca, esos valores agregados que has construido con tu ADN, tu esencia, haz que tu cliente conozca tu marca y vaya más allá de tu puerta.

 

 

 Imagen tomada de: https://www.pinterest.es

 

 

El 90% de la decisión de compra es motivada por el impulso visual, no tienes que esperar el tener una vitrina o un almacén para aplicar estos tips, un stand en una feria comercial o un lugar dentro de una tienda multimarca son lugares ideales para comenzar a tener visibilidad más allá de redes que te invitan a probar tu creatividad, diferenciarte y vivenciar una experiencia a partir de conceptos, colecciones y temporadas generando recordación. Sin duda una herramienta vital para competir más allá de precios.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload