© 2017-2019 by Natalia Mendoza Ballesteros.  created with Wix.com

Bucaramanga, Colombia

Contact and info: 

¿En dónde ha quedado la responsabilidad en las redes sociales y el real significado de la palabra influencia?

 

 

¿Se han puesto a pensar alguna vez qué significa para ustedes la palabra influenciar? ¿O se han colocado en la tarea de analizar el cambio que esta palabra ha experimentado con la llegada de los tan afamados y autoproclamados “influencers”?

 

Gracias a estos personajes el significado de la palabra influenciar se ha desvirtuado creyendo que únicamente se trata de personas con un alto número de seguidores basando en esto la influencia de los mismos y con ello haciendo que estos vendan millones en publicidad, productos y marca personal lo que ha generado las practicas que desde el año pasado los han puesto en tela de juicio y que se catalogan como fraudulentas generando pérdidas a las marcas y empresas que buscan pautar con ellos.

 

 

 

Sin embargo casos como el reciente ocurrido con Pautips y el ya hace algún tiempo con la “influencer” Rawvana dejan a la vista un nuevo panorama que prende las alarmas de los límites que traspasan estos “influecers” con tal de mantener sus estilos de vida pero que ponen en riesgo la salud de los demás exponiendo la falta de consciencia que existe detrás de estos personajes y la superficialidad con la que la palabra influenciar se utiliza dentro de nuestro mundo actual; influenciar significa el PODER que tiene algo o alguien para impactar e incluso persuadir en los hábitos, preferencias y estilos de vida de las demás personas, pero estos “influencers” son realmente conscientes del poder que tienen en sus manos?

El famoso dicho dice “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” pero el problema radica cuando el ser influencer se ha convertido en un estilo de vida e incluso un ideal o carrera a la que aspiran los jóvenes y niños hoy en día, haciendo que estos autoproclamados influencers lo tomen a la ligera y se crean expertos en temas cuando realmente no lo son y ni los han vivido y que realmente pueden afectar la vida de miles de personas. Hablar sobre la depresión, desórdenes alimenticios, dietas, aceptación personal, estilos de alimentación, educación sexual y demás son los temas a los que “casualmente” estos personajes recurren con la intención de que las miradas apunten hacia ellos y con ello inflar sus métricas, views, likes y por supuesto sus bolsillos buscando en llantos falsos conmover y generar una empatía llena de falsedad, dónde queda la responsabilidad de estas personas al recurrir a estas medidas tan bajas para atraer público tocando temas delicados donde probablemente más de uno de sus seguidores padece de alguno de ellos y está necesitando una verdadera guía? ¿Cómo es posible que temas tan importantes y de cuidado se tomen como un juego para promover portadas de revistas, entrevistas e incluso crear eventos pagos en torno a dichos temas?  son realmente conscientes estos “influencers” de que muchos niños y jóvenes los siguen y los ven como ídolos siguiendo más de una de sus locuras, viéndolos como ejemplo? La respuesta tristemente es no y lo más preocupante todavía es que una gran parte de la sociedad continúa celebrándoles estos actos.

 

 

 

El ser influencer es entender que como la palabra lo dice influye en la vida de los demás y que por ende tiene una responsabilidad tanto consigo como con su trabajo y más importante aún con el público y sus seguidores de crear no solo contenido sino de ser una voz que los aliente y motive positivamente, ser coherentes con sus acciones y palabras y entender que subir un video hablando de la depresión donde miles de personas se identificaron y posteriormente decir que lo hizo hace dos meses y ya está bien desconcierta y lastima a quienes realmente llevan una lucha constante en este tema, o hablar de dietas y tipos de alimentación cuando esas mismas dietas tienen la salud de estos personajes en juego pero aun así la enseñan a sus seguidores sin importarles las consecuencias que estas puedan tener en las demás personas son medidas desesperadas por mantener apariencias, números y recuperar sus coronas de popularidad.

 

Es hora de devolverle el real significado a la palabra influenciar y entender el poder que esta trae utilizándola de manera positiva, es verdad que a muchos de ellos esto no les importa e igual continuaran haciendo un uso irresponsable de temas delicados para llenar sus bolsillos, pero en nosotros esta castigar esa irresponsabilidad, que realmente no es causada como error o descuido sino más bien como una estrategia de marketing calculada y planeada, a través de las acciones que más afectan a estos incoherentes personajes como lo es dejarlos de seguir, dejar de darles likes e incluso dejar de ver sus videos en youtube, es verdad que el hacer uso de estas malas prácticas quizás no sea considerado como algo ilegal por parte de Instagram como si lo es la compra de seguidores y likes falsos, pero si es una estrategia irresponsable, peligrosa y baja que debe restarle visibilidad a estos falsos héroes.

Las redes sociales son un gran medio para dejar un mensaje a la sociedad actual en el tema que queramos tocar, y existen quienes con coherencia y responsabilidad entienden el impacto que este medio puede generar y la influencia que puede causar así sea en un 0.5% de la población, comencemos a visibilizar a estas personas que realmente trabajan en pro de la consciencia y lo más importante aún con conocimiento propio e idóneo. 

 

¿La próxima vez que te pregunten qué es un influencer qué responderías?

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload